Fitness y CrossFit como el deporte de nuestro siglo. Y la Nano 6.0 de Reebok como la zapatilla para practicarlo.

¿Pero qué hace a esta sneaker tan especial?

En primer lugar su «juventud». Ya que su primera versión se remonta a 2011, proclamándose automáticamente como el primer calzado diseñado específicamente para CrossFit. Sentando las bases, después de más de 600 horas de pruebas, de cómo debía de ser una zapatilla destinada a este deporte.

Pero la evolución continúa y Reebok quiere ofrecer más lanzando las 2.0 un año después. Apostando por ofrecer más ligereza, flexibilidad y transpirabilidad. El éxito continúa así con una revolucionaria tercera versión para 2013, más enfocada a la durabilidad. Renovándose a base de mayor protección y estabilidad. Seguida de las 4.0 como la versión mejorada de las mismas, perfeccionando todo lo que las había convertido en las preferidas de los crossfitters. Hasta llegar a las (hasta ahora) Nano más duras diseñadas hasta la fecha: las 5.0 como las más resistentes, estables y ligeras.

reebok-nano

Sin embargo, este 2016, como de costumbre, Reebok lanzó sus nuevas Nano 6.0 para superar todas sus versiones anteriores y considerarse así como la mejor zapatilla de CrossFit del planeta.

¿Sus bazas?

Un acertado diseño repleto de tecnología. Destacando una puntera que permite extender los dedos hasta media talla más, un upper fabricado sobre Kevlar (el mismo material que se utiliza en naves o chalecos antibalas) o una suela de goma potenciada al máximo mediante patrones y refuerzos de carbono.

gotzon-reebok-nano

Gotzon Mantuliz, uno de los integrantes del team, luciendo Nano de última generación junto a Noa.

De momento, este 2016 es el año de las 6.0 y del WOD (Work Of the Day). De la constancia y la duración. Pero sobre todo, de evolucionar para ofrecer siempre la mejor versión. Y de eso las Nano saben un rato.

Comparte: