Si juntamos la “necesaria” comodidad que vive ahora mismo el panorama fashion, apostando por re-inventar la ropa deportiva, con el atractivo estético que supone la década de los 90, nos toparemos inevitablemente con el regreso de las prendas deportivas que durante aquella década sirvieron para practicar algún deporte, pero que ahora encabezan el paisaje del streetwear. Estamos, ante todo, frente el resurgir del sportswear más retro y vintage.

Y así es como su conquista empezó a gestarse hace apenas unos años. Ya no solo en la ropa más casual. Sino también en la ropa deportiva. Con un buen ejemplo en forma de Reebok Classic, que comenzó a desempolvar su catálogo más noventero apostando por su mítico logotipo Vector como punta de todo este iceberg. Mientras la marca se apoyaba, paralelamente a sus entregas estacionales, en diferentes colaboraciones para consagrar esta potente ola estilística.

Comenzando su recorrido en el 2008, como uno de los primeros coletazos retro de la ropa deportiva en el mundo de la moda. Cuando Reebok se acercaba en Londres a Christopher Shannon, creando una colección cápsula que re-inventaba de forma vintage, y bajo la visión del diseñador liverpuliano, diferentes piezas deportivas. Destacando el uso de su logotipo a lo largo y ancho de las prendas.

reebok-christopher-shannon

Ese mismo año, Kanye West lanzaba junto a la firma tres pares de zapatillas customizadas con su oso ‘College Dropout‘. Y Orchard Street firmaba también una colección con Reebok que se acercaba muy ligeramente a este renacimiento. Continuaban de todas formas sucediéndose, temporada tras temporada, las entregas cíclicas de Reebok Classic en forma de sportswear de corte clásico. Hasta llegar años después, ya en el 2013, a la primera cooperación sneaker junto a la londinense Palace*. Marcándose la firma un tanto a nivel skate, pero suponiendo más bien el punto de partida de todo un resurgimiento hilvanado paulatinamente en el tiempo.

Así, en el 2014, Reebok Classic fichaba al talentoso Kendrick Lamar como embajador de la marca. Con sus respectivas colaboraciones posteriores en forma de zapatillas. Otro tanto para la firma. Con las bases de todo este despegue ya en marcha: colaboración mediática con una marca muy codiciada dentro del streetwear y fichaje artístico con la voz más laureada del hip-hop estadounidense. Ahora solo era cuestión de continuar ofreciendo colecciones anuales de corte “clásico” y noventero, y seguir apostando por las colaboraciones.

Empezando la lista del 2015 con el colectivo de Sixpack France a modo de preámbulo, pasando por la posterior con Maison Kitsuné como hoja de ruta hasta acabar juntándose con la danesa Wood Wood para ejemplificar muy claramente el potencial del Vector de Reebok Classic. La estética deportiva empezaba a calar hondo y esta minimalista colaboración daba por iniciada la resurrección oficial del sportswear más british.

reebok-sixpack-france

reebok-maison-kitsune

reebok-wood-wood

Varias de las firmas, colectivos o retailers más reconocidos del streetwear rubricaban junto a Reebok Classic este apego y deseo por rememorar aquellos maravillosos años 90. Con un primer paso, este mismo año, por parte de Hall of Fame. Que desde Los Ángeles creó toda una línea de prendas con el tenis como base. Añadiendo tejidos brillantes en la oscuridad a su particular entrega. Continuando, desde el país del sol naciente, con BEAMS y su peculiar visión del gentleman más deportivo. Evolucionando hasta llegar a la representación más noventas de lo que Reebok creó durante ese decenio, con una colección femenina al lado de Naked.

reebok-hall-of-fame-tennis

reebok-beams

Después, N.HOLLYWOOD se decantaba por un look totalmente negro para continuar colocando en este escaparate diseños y siluetas también de los 90. Mientras Hall of Fame repetía con la marca para recuperar aquella estética que vestía deportivamente Norteamérica durante esta década. Tomando los colores de su bandera como protagonistas de la colección. Además, Future se unía también como Kendrick a Reebok lanzando su propia línea de ropa con la marca para acabar de rematar esta irrupción vintage.

reebok-n-hollywood

reebok-future

Ejemplificada a la perfección con la colección ‘Vector‘. Compartiendo nombre con el logotipo que utilizaba Reebok en los noventa y reproduciendo cien por cien la estética deportiva de aquellos años. A través del azul, el rojo y el blanco.

retro-sportswear-reebok-vector-6

retro-sportswear-reebok-vector-3

retro-sportswear-reebok-vector-2

retro-sportswear-reebok-vector-5

Es así cómo llegamos a este resultado. Porque el sportswear más retro ya ha resucitado. Inundando de logotipos gigantes y bloques monocolor el camino. Vistiendo ahí afuera como los runners, tenistas o atletas de una década que sentó las bases de la ropa para el deporte. Y ahora es esa ropa cómoda la que representa un estilo de vida, con las tribus urbanas como ejército y la calle como campo de batalla.

*Cabe remarcar aquí la gran aceptación de Reebok dentro del Reino Unido y su capital, como parte fundamental de todo el movimiento street londinense y británico.

Comparte: